PETRO SE ENTIERRA POLÍTICAMENTE

  • Imprimir

La imagen puede contener: una persona, textoLa imagen puede contener: una o varias personas y fuego

 

Ensalzando a su ejército adoctrinado por sus políticas rancias y vandálicas de la izquierda, pretendiendo acobardar a un gobierno elegido democráticamente, desconociendo el estado de derecho y la constitucionalidad.

 

Aquí está demostrado que todo lo quiere a la fuerza, llegar al poder  a través de la fuerza, como suele llegar la izquierda al poder.

 

 La democracia no cuenta para Petro, no está en sus principios políticos e ideológicos, y así sigue pensando que gobernará un país que en un 80% es democrático y respetuoso de su Carta Magna. 

Muchos de los seguidores de la ideología de este ex miembro de la fallida revolución del M-19 pretenden adoctrinar a la juventud actual desde las redes sociales para aupar a los desestabilizadores de un gobierno que reconoce públicamente la voz del pueblo, ese mismo pueblo que no ve la locomotora gubernamental andando y, mucho menos, que despegue el gobierno nacional con el desarrollo que el país esperaba.

Por esa razón se manifestaron de manera pacífica. El presidente ha dicho que evaluará las peticiones del llamado que hizo el pueblo.

Pero sin empezar Ivan Duque a dar respuesta al pueblo en sus 15 meses en el poder, ya Petro aprovecha para convocar un cacerolazo como medio de distracción, mientras que sus esbirros atacan la institucionalidad y sus servidores públicos, “Polícia”, defienden la institucionalidad y protegen la humanidad. Por la misma razón, hemos visto imágenes desgarradoras, producto de una mala postura de los milicianos del ejército petrista, atacando a estos servidores públicos en medio de una batalla campal en los barrios del sur donde predomina la clase juvenil, convencidos de que la tesis que Petro les vende es la panacea.

Petro, no les cuentes milongas, mande a sus esbirros a convivir un mes en Cuba para que comprendan de verdad la izquierda rancia que usted profesa. ‪Debería llevarles a Cuba y adoctrinarles allí donde comen un huevo al mes, no hay carne ni pollo para el pueblo, solo para los Castro y sus servidores más cercanos, al pueblo corriente le dan sólo lo que estipula la cartilla que otorga el régimen a cada familia. 

Desde esta tribuna me atrevo a certificar que este señor se enterró políticamente en el país, ya mostró su cobre y sus pretensiones, el pueblo es sabio y si hay o existe un desgobierno ya vendrán elecciones y en las urnas se les castigará, y no a través de los vándalos  encapuchados destruyendo los edificios públicos, como la gráfica que se vio en el palacio de Liévano, donde funciona la alcaldía mayor, en la plaza Simón Bolívar de Bogotá, así mismo intentaron ingresar al recinto democrático el congreso. Los personajes en mención nos trasladaron a recordar a los rebeldes de la izquierda similares a quienes se tomaron el palacio de Justicia en el año de 1985.

Esto no es democracia, esto es una guerra disfrazada de protesta en busca de desestabilizar un estado de derecho legalmente constituido y elegido por un pueblo, pues será el pueblo el mismo que lo desapruebe en las urnas, ese pueblo sabio le dijo en voz alta el pasado 21 de noviembre a Duque que las cosas no se están haciendo bien, dejemos que tome cartas en el asunto y no armemos guerras campales matándonos a nosotros mismos mientras Petro está detrás de su Twitter, al lado de la chimenea tomándose un wisky  y enviando mensajes subliminales, para incendiar el país. ¡Esto no puede estar ocurriendo en pleno siglo XXI!

La consecución del poder se hace de manera honesta, y allí se lo ha puesto en bandeja de plata a Sergio Fajardo. Cómo pinta el panorama político en la actualidad, éste será un buen sucesor de esa Colombia inconforme con las políticas actuales. Fajardo lo ha venido haciendo de una manera pacífica, honesta y sin desconocer la constitucionalidad, Carta Magna por la cual navega un estado democrático.

Ya saldrán los Petristas con descalificativos hacia este medio de comunicación por opinar diferente, sin condicionarnos  a la hora de informar. 

 

¡Qué viva la democracia!

 

Política 

Por: Alfonso Wilches A.

Política y constitucionalidad 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Periódico El Espinal 

20 años de historia