Noticias

¡La jauría armada!

Hace ya un tiempo, se vienen presentando unos hechos causados por grupos de soldados, que hacen parte de las fuerzas armadas colombianas, acciones preocupantes, para la gran mayoría de ciudadanos de este país. Ver un grupo de soldados lanzando desde una gran altura a un indefenso canino causándole la muerte; el secuestro y violación de una niña indígena en Risaralda; violencia contra individuos que circulan solitarios desarmados por los caminos de este país, por ser supuestos guerrilleros, sin estar en combate. Son actos violentos para los cuales no están diseñadas estas fuerzas, ni es su misión vocacional.

En un primer análisis se puede pensar que la posible falla en la institución, sea en la formación que reciben estos soldados, que no incluyen valores y aspectos éticos y morales, de derechos humanos en su programa educativo o curriculum educacional formativo.

Si examinamos las paginas oficiales se encuentra “Misión. El Ejército Nacional conduce operaciones militares orientadas a defender la soberanía, la independencia y la integridad territorial y proteger a la población civil y los recursos privados y estatales para contribuir a generar un ambiente de paz, seguridad y desarrollo, que garantice el orden constitucional de la nación. Valores Son las convicciones profundas y superiores en las que se sustenta el actuar del soldado y de todos los miembros que conforman la institución. Se reconocen por tales: Honor, Justicia, Respeto, Solidaridad, Servicio, Transparencia, entre otros. Todos estos comprometen al soldado a servir incondicionalmente a la sociedad y a cada individuo dentro del marco de unas órdenes recibidas.

Verificando, el aspecto formativo y educacional se encuentra oficialmente: “Capacitación Curricular y Extracurricular. En los últimos 6 años, y gracias a diferentes convenios realizados con organizaciones nacionales e internacionales, más de 231 mil integrantes de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional recibieron capacitación curricular en Derechos Humanos y Derechos Internacional Humanitario, y 312 mil complementaron sus conocimientos con formación extracurricular, fortaleciendo de esta manera sus conocimientos en DD. HH y DIH.

Todo esto liderado por” El Sistema Educativo de las Fuerzas Armadas (SEFA) y sus Subsistemas. Enfoque humanista: El SEFA reivindica el carácter humanista de la educación, en función del cual, ella está orientada a la formación integral de militares y policías como personas capaces de abordar con responsabilidad ética los múltiples retos actuales y futuros.

INTERLOCUTOR

En este aspecto, hay que resaltar que se está incentivando la investigación y el desarrollo académico en las escuelas de formación y capacitación de cada Fuerza, en temas de cultura y protección de los DD. HH y DIH, al tiempo que se han emitido directrices en temas sensibles como la Equidad de Género, Comunidad LGTBI, Población Rural y Semirural, Afrodescendientes, Raizales y Palenqueros, y Comunidades Indígenas, entre otros”.

Es decir, institucionalmente, los aspectos formativos pretenden y buscan del soldado, un conocimiento amplio de los derechos humanos de la población y del derecho humanitario por razones de combate. ¿Dónde están fallando?

A continuación, la misma institución establece: “Aceptar los errores, paso gigante para legitimar las FF.MM. Existe conciencia que algunos de los miembros de la Fuerza Pública pueden haber actuado por fuera de la ley, situación que es inaceptable desde todo punto de vista. Por tal razón, las Fuerzas Militares son los primeros en exigir que se investiguen aquellas acciones que puedan constituir delitos o faltas disciplinarias, siempre bajo los principios del debido proceso, la presunción de inocencia y la legítima defensa.” En consecuencia, institucionalmente, se admite que algunos individuos actúan fuera de la Ley, pretendiendo de esta forma eliminar su propia responsabilidad en estos casos e individualizarla.

Existen seria dudas de que esto sea así; ya que las actuaciones descritas no son individuales y más se parecen a lo que se puede denominar jauría armada. Por definición, La jauría constituye un grupo, en donde existe una organización muy marcada, con un integrante que ejerce el rol de liderazgo; el mismo suele tomar decisiones como atacar o tomar un determinado camino y los demás individuos lo seguirán Como pueden analizar por la información de prensa, en todos los casos se ha actuado de esta forma.

Sin ser psicólogo, ni pretender serlo, solo analizando como ciudadano que desea un mejor país y liderado por personas a quien se ha encomendado esa misión y tienen responsabilidades con nosotros los ciudadanos, me permito plantear una teoría.

¿Cómo era posible que personas corrientes accedieran a hacer daño a otras sólo porque una figura de autoridad lo exigía? Lo vimos en el controvertido experimento de la cárcel de Stanford.

  • Teoría del conformismo: un sujeto que no tiene (o no cree tener) la habilidad o el conocimiento para tomar decisiones las delegará en su grupo de referencia o su jerarquía.
  • Teoría de la cosificación: las personas se ven a veces como instrumentos de los deseos de otros, a los que considera responsables de esos hechos.

Por tanto, la INTERLOCUTOR, culpa de que estos deseos conlleven un daño a otras personas no tiene que pesar sobre la conciencia de los subordinados que la hacen posible.

Con ello, se observa, que en algunos casos se puede dar el evento de que existe un inconformismo sobre las órdenes recibidas, que todas sean éticas y morales y que en algunas situaciones son motivaciones personales de sus superiores, lo que les permite tomar sus propias decisiones en otros.

Esto reflejaría una dirección institucional con fallas morales y éticas que van en contravía de la misión institucional y que es observada por sus miembros activos. Y se consideran capaces de actuar como lo deseen en algunos casos. El soldado se convierte en un consumidor consuetudinario de drogas (en especial fumar marihuana), salir en los descansos a actuar con una conducta inapropiada, y en el servicio, que es lo más grave, causar daño a la población en contravía de sus principios y valores.

Adicional, en meses pasados, se observó un cisma institucional; en el cual se verifico la existencia de dos bandos al interior, lo cual demuestra que existe una grave falla institucional en la estructura actual y los valores de quienes la dirigen. El gobierno nacional y el mando institucional, están en mora de que presenten al pueblo colombiano un análisis profundo de lo que acontece al interior de la institución.

Dejo esos conceptos para que analicen y tomen sus propias percepciones sobre esta triste realidad de nuestro país y nos sumemos a los que exigimos una dirección ética y moral en todas las actuaciones ante el pueblo colombiano.

Columna de opinión
Por: Interlocutor
Pública el Periódico El Espinal
20 años haciendo historia

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba